La radiación podría afectar al ADN de los astronautas en un viaje a Marte

astronautas.jpg

El trabajo en la superficie de Marte podrá presentar peligro para el ADN de los astronauta ya que en el planeta rojo existe un elevado nivel de radiación, según ha explicado el vicepresidente de la Academia de Ciencias de Rusia, Anatoli Grigóriev.

Durante su participación en un simposio internacional sobre los resultados del experimento Mars500, Grigóriev ha indicado que existen estudios sobre Marte que destacan la posibilidad de que haya “factores negativos” del planeta que pueden influir sobre el ser humano.

Así, apuntan a que el elevado nivel de radiación de la superficie marciana podría provocar trastornos del ritmo cardíaco, la disminución de la estabilidad y de la capacidad del trabajo y alteraciones de carácter sensorial en el astronauta que esté llevando a cabo la misión. Además, hay científicos destacan que hay consecuencias que no se producen en el momento, pero que se harían sentir  al pasar un tiempo, tales como alteraciones del ADN y desmineralización de los tejidos óseos.

Del mismo modo, durante el vuelo a Marte (que duraría como mínimo 16 meses) surgirán factores psicofisiológicos desfavorables. En este sentido, Grigóriev ha destacado la monotonía y la frustración, por la imposibilidad de obtener el resultado deseado. Así, a su juicio, a pesar del proyecto Mars500 “las consecuencias del aislamiento social están insuficientemente estudiadas”.

El académico ha reconocido que durante un experimento montado en condiciones terrestres es “imposible” estudiar el impacto de las partículas cargadas pesadas sobre el organismo humano y sobre  la capacidad de trabajo.

El experimento de simulacro del vuelo a Marte, ‘Mars500′, fue realizado en Moscú, en el Instituto de Problemas Médico-Biológicos. Siete voluntarios rigurosamente seleccionados permanecieron encerrados 520 días en el simulador de una nave espacial destinada para viajar a Marte. Hace unos meses, la NASA, la ESA y la agencia espacial rusa Roscosmos, anunciaban su intención de repetir este experimento en la Estación Espacial Internacional (ISS), en donde los astronautas podrían experimentar la misma experiencia pero sin gravedad.