Nº 1653 -  22 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Mas allá de las disculpas reales

José Oneto
 

La mayoría de los españoles han perdonado al Rey Juan Carlos por su comportamiento nada responsable y nada ejemplar, en su viaje de caza a Botsuana en uno de los peores momentos económicos y políticos del país, aunque creen que los sucesos de estos últimos días, que han ocupado el interés de los medios de comunicación y de las redes sociales, han dañado la imagen de la Monarquía, según las encuestas que publican este Domingo los periódicos”El Mundo y “La Razón”.

De las dos encuestas se deduce que los aspectos más criticados de todo lo que se ha publicado a lo largo de la semana, (no se ha incluido ninguna pregunta sobre la acompañante del Monarca la austriaca Corinna zu Sayn-Kayali, estrella mediática en la prensa alemana e italiana) son la propia cacería de elefantes en África, la gestión informativa de los acontecimientos, y, el rechazo a que Don Juan Carlos acepte regalos de personas que pueden ejercer posteriormente influencias sobre la persona del Rey.

Asimismo las encuestas reflejan una posición más crítica sobre la figura del Rey y de la Institución, entre los sectores más jóvenes de la población que no vivieron la transición política, que se han educado en democracia, que no aprecian el papel del Jefe del Estado en el golpe de estado del 23 de Febrero de 1981 y, que tienen un peor concepto y valoración de la Monarquía como forma de estado.

De todos modos, de los dos sondeos de este domingo también puede deducirse, indirectamente, que la Casa Real tiene que tomar medidas lo más urgente posible, no solo para evitar en el futuro unas situaciones parecidas a las de la semana pasada y que, en solo cinco días, han hecho más daño a la Corona que treinta y siete años de reinado, sino para regular determinados aspectos de las actividades privadas del Jefe del Estado que, permanecen, en un terreno de gran opacidad.

En este sentido, lo que es la Zarzuela y todo su entorno tendría que entrar en la Ley de Transparencia que, en estos momentos está elaborando y estudiando el Gobierno, al tiempo que debería estar vigente algún tipo de legislación que cubra muchas de las lagunas que existen actualmente, como los regalos reales, la administración del propio Patrimonio Nacional, y algunos desplazamientos.

Lo que significa que el Jefe del Estado tiene que tener informado al Presidente del Gobierno de sus viajes al extranjero, así como del objetivo de esos viajes para que, en determinados casos ( la cacería de Botsuana quizás sea el mejor ejemplo) el responsable del Ejecutivo pueda ejercer una labor de veto por la naturaleza del viaje, por los acompañantes poco adecuados o, simplemente, porque se sale de su misión constitucional, como Jefe del Estado.

Igualmente, pendiente como está la reforma de la Constitución, en la que, todavía, existe una discriminación de la mujer frente al varón, es preciso elaborar un estatuto del heredero de la Corona (en estos momentos, por ejemplo, tiene más protección jurídica un parlamentario autonómico que el Príncipe heredero) en el que se especifique sus funciones, teniendo en cuenta, sobre todo que, el Rey , a menos que se vea incapacitado para ejercer su misión, no está dispuesto a abdicar, aunque en una de esas encuestas, la abdicación que ha sido un tema que no ha salido a relucir hasta ahora, es apoyada por la mitad de los encuestados (algo más de un cincuenta por ciento).

En principio y, al margen que se puedan poner en marcha toda una serie de medidas, de las que será responsable la Casa Real, parece que el conflicto institucional queda cerrado por las disculpas del Rey, aceptadas por la opinión pública.

En esa petición de disculpas no ha intervenido para nada la Reina, presentada por Pilar Urbano -su polémica biógrafa, y, alejada, en la actualidad, totalmente de Zarzuela- como diseñadora de un supuesto plan para salvar a la Corona, y el reinado del Príncipe heredero, en lo que ella ha llamado de forma fantasiosa “El pacto del Hospital”, dando a entender, subliminalmente, que la información venía directamente de Doña Sofía, algo que niegan tajantemente fuentes del Palacio de la Zarzuela. Ni hubo esa conversación tan íntima que ha contado en Tele 5, no hubo ningún tipo de plan, ni, por supuesto, ningún pacto.

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com