Nº 1603 -  2 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Una reflexión después del perdón Real

José Oneto
 

Por primera vez desde que accedió al Trono en 1975, a la muerte del general Franco, el Rey Juan Carlos ha pedido perdón a su pueblo por su comportamiento, considerado como inadecuado, por su participación en una cacería de elefantes en Botsuana, cuando el país está pasando la peor crisis económica de su reciente historia y que ha llevado este miércoles a la Bolsa al mayor desplome del año, con una bajada del cuatro por ciento, que ha llevado el índice a 7.092 puntos, el peor índice desde el pasado mes de noviembre cuando el Partido Popular accedió al poder.

“Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”. Con estas once palabras, gesto serio, apoyado en las muletas, y profundamente afectado por el efecto mediático de su viaje y de su accidente, el Rey ha aprovechado su salida de la clínica, parcialmente recuperado de la operación de cadera, para intentar reconciliarse con una opinión pública que, también por primera vez en su reinado, se ha manifestado unánimemente en contra de una actuación, que él sabe que no ha sido ejemplar y adecuada, y que no se volverá a repetir porque, de lo contrario no habría marcha atrás.

Aunque es posible que por parte de muchos sectores siga la ofensiva contra don Juan Carlos y contra la Monarquía (Izquierda Unida acaba de pedir una Comisión de investigación en el Parlamento, la comparecencia del propio Monarca e, incluso, un Referéndum sobre la forma de Estado), el gesto del Rey, admitiendo su error, le reconcilia con la ciudadanía y cierra, provisionalmente, un grave conflicto que nunca debió abrirse y en el que no solo tiene responsabilidad don Juan Carlos sino también los que no intentaron convencerle del disparate que suponía ese viaje, en estos momentos tan críticos para el país, y con una ciudadanía tan castigada por los ajustes y por los sacrificios que nos están imponiendo los países europeos de nuestro entorno.

Frente a quienes con una precipitación que asombra, han venido pidiendo estos días la abdicación del Rey en su hijo el Príncipe Felipe, don Juan Carlos les ha lanzado un mensaje muy simple, señalando, simplemente, que vuelve a sus obligaciones sin querer entrar en un debate en el que, probablemente, la indignación ha obscurecido, momentáneamente, el balance de toda una trayectoria de 37 años en la que el comportamiento de don Juan Carlos ha sido ejemplar y así ha sido reconocido internacionalmente desde que, heredero del general Franco, renunció a todos sus poderes, para convertirse en un Rey constitucional.

Lo que ha ocurrido en estos días turbulentos en que gran parte de la opinión pública se ha vuelto contra su Rey, contra la Familia Real y contra la Monarquía, debe servir de reflexión, para los medios, para la Casa Real y también para el Gobierno.

Todas las intervenciones y reacciones que en momentos determinados se ha convertido en una verdadera explosión, son respetables, aunque se haya establecido una extraña carrera mediática para ver quién es el más duro, y también el más indignado, por el comportamiento real y, por su entorno más íntimo que le afecta solo a él y a la Reina Doña Sofía, una intimidad que, por otra parte, ha saltado por los aires y que, a estas alturas, va a ser muy difícil recomponer.

Pero lo realmente grave es la pérdida del respeto, la vulgarización de las críticas en programas televisivos del corazón, que se han refugiado en el chiste fácil y en la descalificación personal, como gran argumento para una crítica que, en determinados momentos, ha superado el límite de lo tolerable y del buen gusto.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com