Tahrir se vuelve a llenar para protestar contra la vieja guardia de Mubarak

20120413_634699340759943138w.jpg

Miles de egipcios, en su mayoría simpatizantes del islamismo, han tomado este viernes de nuevo la plaza Tahrir de El Cairo para protestar contra las aspiraciones políticas de aliados del depuesto Hosni Mubarak, en particular contra el antiguo vicepresidente Omar Suleiman.

La movilización, que ha aglutinado varias marchas procedentes de distintas mezquitas, había sido convocada por los Hermanos Musulmanes y el Frente Salafista bajo el lema de ‘Juntos contra los remanentes del antiguo régimen’. Los movimientos juveniles, sin embargo, no han querido sumarse al ver en estos actos un pulso de los islamistas con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que gobierna el país de forma provisional desde febrero del año pasado.

Los Hermanos Musulmanes, cuyo partido fue el gran vencedor de las elecciones parlamentarias, habían convocado la marcha después de que Suleiman anunciase la semana pasada su candidatura a las presidenciales de mayo y junio, en un intento por “proteger la revolución” de 2011.

“Abajo con el régimen militar. Somos el pueblo, la línea roja” y “Suleiman, tu sitio es la cárcel” han sido algunas de las consignas coreadas durante esta manifestación, a la que asistieron “decenas de miles” de personas, según han informado los diarios locales ‘Al Ahram’ y ‘Al Masry al Youm’. Varios miles más han salido a las calles de la ciudad de Alejandría, según la agencia Reuters.

En la cairota plaza Tahrir también se han reunido seguidores del aspirante Hazem Salah Abu Ismail, cuya candidatura se encuentra en el aire por la supuesta doble nacionalidad de su difunta madre, que también habría tenido pasaporte estadounidense.

El Parlamento egipcio aprobó el jueves una enmienda por la que prohíbe que se presenten a las próximas elecciones presidenciales altos cargos del régimen de Mubarak, lo que en teoría invalida la candidatura de su último ‘número dos’.

La nueva ley bloquea, entre otros altos cargos, a quienes hayan servido como primeros ministros en la década previa a la salida de Mubarak, lo que afectaría a su último jefe de Gobierno, Ahmed Shafiq. Sin embargo, deja vía libre a antiguos ministros como Amr Musa, extitular de Exteriores y cuyo candidatura también ha sido criticada en las protestas de este viernes.