Nº 1691 -  29 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

Crónicas liberales

La bobada de las ‘líneas rojas’

Manuel Martín Ferrand
 

Elena Valenciano es, de hecho, la número dos del PSOE. Sucede a José Blanco en calidad de vicesecretaria general del partido y es, a todas luces, una de las mejores cabezas de su cúpula. Es nieta de Luis Valenciano Gayá, uno de los pioneros de la psiquiatría española, y su padre, Luis Valenciano Clavel, eminente virólogo, fue el subsecretario de Sanidad que, en tiempos de la UCD, tuvo que enfrentarse al “caso de la colza” en el que fue, por cierto, injustamente tratado por los socialistas. Lo recuerdo porque de ella, a poca fuerza que tenga la genética, habría que esperar un comportamiento más reflexivo y científico. Menos oportunista y demagogo.

Valenciano, en la línea dinamitera que, irresponsablemente, ha escogido el socialismo español para ejercer su oposición frente al PP, insiste en declarar que “la educación pública y la sanidad universal” son “líneas rojas” que el PSOE considera “infranqueables”.

No creo que haya nadie tan insensato en toda España, ni por la derecha ni por la izquierda, que no sea consciente de la necesidad y conveniencia de una educación pública y gratuita – muy mejorable en sus formas y contenidos, por supuesto – y de una sanidad que, como es la nuestra con todas sus imperfecciones, figure a la cabeza entre todas las del mundo. Son, con la Justicia, los tres pilares básicos de una convivencia civilizada y es importante mantener su nivel… en cuanto sea posible.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, siguiendo la mala costumbre del PP de informar mal, a destiempo y desde donde no se debe, ha comunicado en Alemania a la agencia Reuters – una gran descortesía con el periodismo español – que las próximas reformas que abordará el Gobierno afectaran a Sanidad y Educación. Es posible que, con la improcedencia de la forma, el aviso de De Guindos sea procedente.

Ahí es donde Valenciano ha puesto el grito en el cielo y dicho eso de las “líneas rojas”. El gesto y la frase son buenos para un total de telediario partidista; pero son, también, la expresión de una gran irresponsabilidad o, lo preferiría, de una practica desleal y grosera de la oposición. Especialmente si la situación que se trata de atajar, una gran crisis económica envuelta en una tensión política que amenaza la estructura del Estado, es fruto de dos legislaturas de poder socialista, el desgraciado tiempo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Cuando los bomberos tratan de apagar un fuego devastador, ¿deben respetar alguna “línea roja” para preservar la cómoda de la abuelita que es de gran valor artístico y sentimental? La emergencia no tiene “ rojas líneas” y solo debe atenerse a las leyes de la eficacia y el sentido común. Muchas veces es necesario, aunque no resulte grato, extirpar una parte del cuerpo o extraer alguna víscera para mantener viva a una persona. En ese caso, la única posible “línea roja”, la vida del paciente, se vuelve negra. Luctuosa.

Dejando a un lado, por menos imperiosamente urgentes, los muchos problemas de naturaleza política que nos afectan, la solución a la crisis económica, que compromete incluso nuestra relación con la Unión Europea, exige gran cirugía. La reforma laboral acometida por el Gobierno es dura, pero necesaria. Habrá que esperar a ver los frutos de la pretendida transparencia administrativa para ver la eficacia de los recortes en el gasto publico, y el consiguiente recorte del presupuesto de las administraciones, que, en principio, parece escasa. Es corta y tolerante, complaciente, la reforma del sistema financiero en la que se olvida la gran responsabilidad del Banco de España, y de su inútil gobernador, y se les ríe la gracia a los administradores y gestores de la parte del sistema financiero, las Cajas principalmente, que han obrado el milagro de la sublimación – el pase del estado sólido al gaseoso – de sus fondos. Además, ¿habrá que recortar en algo la Educación y la Sanidad? Pues hágase.

Las “líneas rojas” de Elena Valenciano me recuerdan a unas vecinas de mi abuela. Eran viejísimas y muy piadosas y pudibundas. Cuando, por la indisposición de alguna de ellas, todas solteras,llamaban al médico, cubrían la parte a inspeccionar por el galeno con estampitas de santos y vírgenes. “Levante usted, doctor, la imagen de San Antonio de Padua, decía una de ellas, ahí es donde le duele. La virtud de las vecinas coruñesas de mi abuela tenía “líneas rojas”. Como Valenciano y el PSOE.


ÚLTIMOS ARTÍCULOS DE Manuel Martín Ferrand
Ceses - Sesteando - Disgusto - Impropio - Decadencia - Mediocridad - Irresponsables - El Pájaro - Lúgubre - Resistencia -
Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com