Nº 1690 -  28 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

La voz rota

No hay país para los hombres azules

Patxi Andion
 

LA GENTE SABE de los pueblos remotos cuando tiene noticia de ellos. Mientras, quedan resguardados en el limbo de la historia, arrinconados en un capitulo de un libro o en un par de artículos de viaje. Los pueblos remotos pueden, sin embargo vivir a la vuelta de la esquina de la misma forma que en el culo del mundo. El requisito es que lo escaso que se sepa de ellos siga envuelto en la nebulosa de la leyenda entre el mito y el cuento. A veces, incluso, su leyenda tiene mucho que ver con aspectos estéticos de su cultura, como su manera de vestir o los animales que pastan para ellos. La leyenda de los pueblos remotos se alimenta tanto de su misterio como de la oportunidad de poder ser fotografiados en una revista de moda. Siempre que no aparezcan gordos o calvos o con gafas. Y algunos de ellos corresponden a su leyenda mientras que algunos a duras penas consiguen mantenerse de vez en cuando en el candelero del teatro audiovisual generalista.

Debía de tener yo unos siete u ocho años cuando mi hermano mayor haciendo la mili en El Aaiún durante la denominada Guerra de Ifni fue dado por muerto en una incursión tuareg a un puesto de mando avanzado donde se suponía que debía de haber estado él. Le hicimos funerales y la tragedia familiar no tuvo límites, lo que entre otras cosas provocó que yo me interesara con ánimos vengativos en los hombres azules, en la absoluta creencia que el denominativo aludía sin duda ninguna al color de su piel, y no al de sus vestimenta, lo que en aquellos años de misterios radiofónicos de Guillermo Sautier Casaseca a mediados de los cincuenta era demasiado para mi imaginación.

El asunto derivó en algo mucho más español aún que la tragedia, en algo mas chusco y medio ridículo, pues mi hermano y su acompañante simplemente se habían perdido y no llegaron a tiempo de la matanza, lo que significó un antes y un después en mi familia y que incorporó para siempre a mi imaginario a los pastores nómadas del sur del Sahara con capital en Smara.

El pueblo remoto aparece de nuevo desde las últimas escaramuzas en Libia y a su costa, al menos por el material de guerra, en la ofensiva por hacerse con el poder en Malí y como siempre, como su historia evidencia, en el mismo y ancestral sentido, asociados a quienes les interesa.

El pueblo Tuareg, que se esparce por algunos países desde el Sahara al Sahel y por debajo de este, es un pueblo nómada y como tal, acostumbrado a gerenciar la escasez y condicionado por la movilidad, tan necesaria como tiránica. Poseen poca cosa y a ser posible que pese poco, pues aunque se posean camellos o TT, todo debe cargarse y descargarse con la frecuencia con que se plantan o levantan los campamentos y en el camino todo estorba.

Los hombres azules, se han movido tras las fronteras de Marruecos, Mauritania, Argelia, Libia, Túnez, Níger, etc. Etc. En sus rutas tradicionales de pastoreo y comercio con lo que fuera. Empezaron con los esclavos negros en el XV y siguieron por los televisores y otras estulticias tecnológicas, pero en el fondo siguen lo mismo. En la última cabalgada se asoman a la capital de Malí acompañados por los islamistas de Al Qaeda y eso si que es raro. Los nómadas saben que parte de su supervivencia pasa por no hacer ascos a casi nada que les permita superar una coyuntura con beneficio. En ese afán recolector y de moral relajada no resulta extraño vislumbrarlos tras el contrabando o los secuestros, pero verles junto al rigor islamista como un ejército conquistador, mosquea. Y mucho.

Viento y arena. Los labios salmodian una excusa que no tiene escondite posible. Abril

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com