El PP cumple 100 días en el Gobierno y el PSOE abre una nueva etapa en la oposición

rajoy-rubal.jpg

El PSOE y su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, se preparan para iniciar una nueva etapa en su tarea de oposición al Gobierno, que se centrará hasta el verano en intentar modificar la reforma laboral y el proyecto de Presupuestos Generales del Estado, según señalan distintas fuentes socialistas. Los socialistas pueden volcarse en esta tarea y poner el foco construir su alternativa una vez despejadas sus incógnitas electorales y orgánicas inmediatas: Las elecciones andaluzas y asturianas y el Congreso del PSPV, la tercera federación socialista en número de militantes, que será clausurado este domingo por el propio Rubalcaba para así dejar claro su apoyo al secretario general.

 

 

Además, la ‘resistencia’ del PSOE en Andalucía, su principal feudo, ha evitado a los socialistas una nueva debacle general y eso les permite dar sus próximos pasos con otro tono, y con el argumento de que los andaluces han dicho ‘no’ a las reformas del Gobierno ‘popular’. Los socialistas esgrimen también el “rechazo contundente” expresado el 29M por los ciudadanos a la reforma laboral.

Todo ello en un momento en que se cumplen los 100 días del Gobierno de Mariano Rajoy y está a punto de conocerse el detalle del proyecto de Presupuestos para 2011, que será presentado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el martes en el Congreso. “La presentación de los Presupuestos es un punto de inflexión”, señala un miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE.

El proyecto será analizado el mismo martes por los diputados socialistas que conforman el equipo económico, entre ellos la secretaria de Economía de la Ejecutiva, Inmaculada Rodríguez Piñero; la portavoz parlamentaria, Soraya Rodríguez; el portavoz de Economía y exministro de Trabajo, Valeriano Gómez; el de Hacienda, Pedro Saura y el de Presupuestos, Joan Rangel.

A partir de ese momento, el PSOE tiene prevista una campaña explicativa de las cuentas públicas en todas las provincias, lo que dará pie a una mayor presencia de los representantes socialistas en todos los niveles. El PSOE prevé reforzar los trabajos de coordinación de todo el partido, y de sus grupos parlamentarios, en cuanto estén formados los nuevos parlamentos andaluz y asturiano.

También está previsto que ganen presencia los miembros de la Ejecutiva federal, en sus respectivas ‘carteras’, tal como se marcó como objetivo Rubalcaba cuando fue elegido secretario general del PSOE. La Comisión Ejecutiva Federal en pleno se reunirá el lunes 9 de abril y a partir de ese momento se relanzarán los trabajos. Además, Rubalcaba retomará su ‘gira’ para reunirse con líderes de la socialdemocracia europea, que le ha llevado ya a Bruselas y París. En el calendario del PSOE están marcadas las fechas del 22 de abril y el 6 de mayo, las dos vueltas de las elecciones presidenciales francesas.

Esperando a Hollande

Para los socialistas, una victoria de François Hollande pondría fin al discurso único de los ajustes en la UE y abriría la puerta a políticas de crecimiento y a poner sobre la mesa otras cosas que forman parte de su alternativa contra la crisis, como la puesta en marcha de eurobonos.

Ante la rapidez con que evoluciona la crisis, el peso de las políticas europeas, algunos socialistas reconocen que no les es fácil construir una “hoja de ruta clara” para la oposición y la alternativa. A ello se suma que el PSOE dejó el Gobierno hace pocos meses y el ejecutivo no pierde ocasión de reprocharle la herencia recibida.

Y, por otro lado, persisten los avisos de quienes, como el dirigente madrileño Tomás Gómez, reclaman una oposición más frontal y que no pacte “políticas de derechas”. Gómez ha criticado abiertamente el apoyo de su partido a la reforma financiera y algunos diputados admiten que les hubiera gustado un apoyo más decidido el PSOE a la huelga general, por ejemplo limitando su presencia en el pleno del pasado jueves a los portavoces que tenían que defender iniciativas.

Por otro lado, hasta después de Semana Santa no se esperan noticias acerca de la renovación pendiente de cargos institucionales –entre ellos cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, todo el Tribunal de Cuentas, parte del Consejo de RTVE y el Defensor del Pueblo–. Rajoy y Rubalcaba se dieron de plazo hasta el mes de junio cuando se reunieron en febrero en la Moncloa y, según fuentes socialistas, no han vuelto a tener contactos sobre el asunto.