Nº 1571 -  1 / VIII / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

La huelga no cambiará la reforma laboral

Pablo Sebastián
 

Los sindicatos CC.OO. y UGT se han precipitado al convocar esta huelga general, la séptima en desde el inicio de la transición, sin esperar al final del trámite parlamentario de la reforma laboral, sin conocer los Presupuestos de 2012 que se presentan el viernes, en plena tensión de los mercados, bajo las presiones de la UE sobre el Gobierno español y cuando el Gobierno de Rajoy solo lleva cien días al frente del país. En estas condiciones no es de recibo, como lo pretenden y anunciaron ayer Méndez y Toxo, que un Gobierno con reciente mayoría absoluta, después de la huelga, suspenda la aplicación de los elementos conflictivos de la reforma laboral y se ponga a las órdenes de los sindicatos empujando España hacia la quiebra y a pedir un rescate de la UE.

Además, si el gobierno sigue su camino ¿qué harán CC.OO. y UGT, convocar una huelga para dentro de otros 15 días, y así todos los meses imitando a los irresponsables pilotos de Iberia?

Mas bien al contrario de lo que pretenden, los sindicatos pueden haber estropeado con la huelga la posibilidad de corregir algunos aspectos de la reforma laboral en el trámite parlamentario porque si el PP lo admite tras la jornada de paro parecerá que se humilla ante las formaciones sindicales y el gobierno ofrecerá una imagen de gran debilidad ante Europa y los mercados internacionales que siguen preocupados con España (ayer la Bolsa de Madrid perdió el índice de los 8.000 puntos).

¿Cómo se puede salir de esta situación? Dado que el PSOE se ha posicionado del lado de la huelga, convencido que con ello y los buenos resultados obtenidos en Andalucía y Asturias ya están en la senda de su recuperación política, parece imposible que este partido pueda jugar un papel en busca de una zona intermedia que no dañe los intereses generales de España en la UE, en el mundo de las finanzas y el interior de nuestro país, que es lo que debería hacer un partido responsable y lo que Rubalcaba prometió que haría para dar ejemplo de una “oposición responsable”. Pero lo ocurrido en Andalucía y en Asturias (y lo que puede ocurrir en Extremadura si PSOE e IU firman un pacto general) está llevando al PSOE a posiciones más radicales en la izquierda y controladas por IU que los tiene bien amarrados a los socialistas sobre todo en el Sur.

De manera que en caliente, con elecciones recientes y la huelga a flor de piel, no parece posible que en España se pueda vislumbrar un marco de estabilidad social y de gran consenso político. Habrá que esperar un tiempo y asistiremos a continuas tensiones hasta que la economía de señales de recuperación, si es que finalmente los estrictos planes de Merkel acaban dando sus frutos y se logra un amplio terreno de tranquilidad europea con visos de esperanza y de crecimiento en todos los países de la UE, España incluida.

Es verdad que la reforma laboral es dura, abarata el despido y ha incluido algunas normas muy mejorables como el contrato para los jóvenes con un año de prueba, pero el precipitado camino de la huelga nada puede arreglar. Y esperemos que no ofrezca unas imágenes de enfrentamientos y violencia porque eso –como ha ocurrido en Grecia o en Portugal- volvería a dañar la imagen de España, aunque la huelga en sí constituye la prueba (de cara a los mercados y la UE) de que las reformas del gobierno de Rajoy van en serio y tienen profundidad.

Sobre el resultado de la huelga cabe esperar, como siempre, dos versiones contradictorias del Gobierno y los sindicatos. Los unos anunciando el triunfo total (ayer se conformaban con decir que el paro será mayor que el alcanzado en la huelga de 2010 contra el Gobierno de Zapatero), mientras el Gobierno hablará de escasa incidencia para desinflar el optimismo sindical. Veremos qué es lo que pasa pero esta convocatoria, al margen de su resultado, es precipitada y no está justificada porque interfiere en el debate del Parlamento sobre la reforma laboral, intentando presionar con ella a la Cámara que sin duda tiene su propia autonomía y legitimidad.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com