Nº 1623 -  22 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El clavo

La resaca de las elecciones andaluzas

José Luis Manzanares
 

El PP no formará gobierno en Andalucía porque no ha obtenido la mayoría absoluta. Pese a las encuestas y pese a contar con el apoyo del que algunos, marcando distancias, llaman Gobierno de Madrid. El PP ha sido por primera vez en treinta años el partido más votado, pero la suma del PSOE y de IU obtuvo más respaldo popular y más escaños. Así, el triunfo de la derecha bien merece el calificativo de pírrico y habrá servido para poco. La izquierda no sólo conservará el poder autonómico, sino que su color rojo ganará en intensidad. El PSOE baja mientras que IU sube. El único contrapeso será la presencia del PP en la Moncloa. Ahora, a partir de esa realidad, cada observador hará su análisis sobre las causas de este resultado que ha sorprendido a casi todo el mundo. Ahí van las que yo considero más importantes.

La primera es que no existe en ninguna región de España, exceptuando quizá algunas zonas del sur extremeño, una izquierda tan sólidamente asentada como en Andalucía, particularmente en las comarcas del interior, donde el campo ha estado desde hace siglos en manos de unas cuantas familias. La división social ha sido muy profunda entre los muy ricos y los que, por no tener, no tenían siquiera un jornal seguro. Entre los que podían vivir en la capital, visitando el cortijo de vez en cuando, y quienes no saldrían del pueblo si no era para hacer la mili o buscar fortuna en el norte de España o un poco más lejos. La escena de los jornaleros en la plaza principal, a la espera de que los capataces repartieran el trabajo del día, no es un recurso literario. Y eso, con los años, acaba dejando huellas en los propios genes: ellos y nosotros. Avanzado ya el siglo XXI, la brecha entre los señoritos y el resto de la población no ha desaparecido por completo.

La segunda razón de lo ocurrido sería el temor a que la derecha de siempre, pese a las nuevas apariencias, haga pagar también a los de siempre el precio de una crisis provocada sólo por los ricos. Los recortes sociales, subsidios o ayudas, o la reforma del mercado laboral, son una amenaza indiscutible e inminente. Por el contrario, los sacrificios serían discutibles como imposición de ese gran capital que se identifica políticamente con la derecha. De ahí a querer creer en soluciones taumatúrgicas para nuestros males, empezando por el desempleo, sólo hay un paso. Los malos son los otros y Grecia queda muy lejos. Tampoco es cosa de pedir a los nuestros que nos expliquen su fórmula para vencer la crisis y por qué –en caso de tenerla- no la aplicaron a su debido tiempo.

Y en tercer lugar, puestos a admitir que la corrupción es un mal generalizado que no conoce límites territoriales ni de partido político, resulta preferible que los beneficiados sean los nuestros. Los escándalos del PSOE en Andalucía no serían mayores que los del PP en Baleares o Valencia, sin olvidar las salpicaduras a una Familia Real de derechas por definición. En cuanto al nepotismo, no parece que éste haya sido el mejor momento para colocar o intentar colocar en cargos relevantes y bien remunerados a los cónyuges de las números dos y tres del PP. Y peor aún cuando la marcha atrás en uno de ambos casos refuerza las sospechas de favoritismo institucional. Poco importan, por lo que hace a la oportunidad, los méritos que pudieran concurrir en esas personas.

Añádase la subida del IRPF en contra de una solemne promesa electoral, como si ya entonces no se hubiera conocido, o al menos sospechado el volumen real de nuestro déficit público. Súmese el dato objetivo de que la corrupción no ha hecho mella en IU como en el PSOE y el PP. Y quizá se obtenga una explicación solvente sobre la alta abstención en las elecciones andaluzas, la pérdida de votos del PSOE en beneficio de IU y el nuevo triunfo de las izquierdas andaluzas sobre la derecha.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com