Obama y Medvédev reconocen diferencias en la posición sobre Siria o la defensa antimisiles

obama-500210.jpg

El presidente de EEUU, Barack Obama, y el jefe de Estado saliente ruso, Dmitri Medvédev, reconocieron hoy diferencias y tensiones en las relaciones entre los dos países, entre ellas en torno a Siria o la defensa antimisiles, pero prometieron que continuará la colaboración. Ambos líderes se reunieron hoy por espacio de noventa minutos, más del tiempo previsto, en Seúl, donde ambos participarán en la II Cumbre sobre Seguridad Nuclear que se inaugura esta noche. En declaraciones a la prensa tras el encuentro, Obama indicó que los dos países tienen aún “trabajo por hacer” para resolver sus diferencias.

Pero subrayó, entre otras cosas, que los dos están de acuerdo en la necesidad de apoyar la propuesta del enviado especial de la ONU, Kofi Annan, para poner fin a la violencia en Siria y establecer un Gobierno “legítimo” en el país árabe. Washington se ha mostrado muy crítico con el veto ruso a un proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que hubiera impuesto sanciones adicionales al régimen de Bachar al Asad.

Acerca del programa nuclear iraní, el presidente estadounidense indicó que los dos estados apoyan las conversaciones para resolver la disputa de manera diplomática entre Irán y el grupo 5+1, los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -EEUU, Rusia, China, el Reino Unido y Francia- más Alemania.

Se espera que la próxima reunión entre las partes tenga lugar el mes próximo en Estambul.

Ambos abordaron también el programa nuclear norcoreano, la gran sombra que pende sobre la cumbre, y la amenaza de Pyongyang de lanzar el mes próximo un satélite de observación sobre un misil de largo alcance.

Los dos presidentes, según el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, coincidieron en que el lanzamiento sería “una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”.

“Hay consenso en que actos provocadores como éste sólo aumentarán el aislamiento de Corea del Norte en el futuro”, destacó el alto funcionario.

Por su parte, el presidente ruso declaró que pese a que persisten las diferencias en lo que respecta a la defensa antimisiles, EEUU y Rusia tienen tiempo para llegar a una solución.

Esta mañana, en un discurso en la Universidad Hankuk de Seúl, Obama había lanzado una propuesta de diálogo con Rusia para una reducción de armamento nuclear más drástica. La defensa antimisiles, declaró en ese foro, debería ser “un área de cooperación, no de tensión”.

Rusia se opone a los planes estadounidenses de desarrollar un escudo de defensa antimisiles en Europa, anunciado originalmente por el presidente George W Bush y modificado por la Administración Obama.

Rhodes indicó que ambos líderes “reconocieron que ha habido diferencias en el área de defensa antimisiles y acordaron que deben seguir trabajando sobre este tema a nivel técnico.

Buenas relaciones entre EEUU y Rusia

La posición general de Obama y Medvédev, subrayó, es la de “mantener la puerta abierta”. Pese a las diferencias, los dos líderes insistieron en que las relaciones entre los dos países, que ambos declararon relanzadas en 2009 tras la llegada de Obama al poder, se encuentran en su “mejor nivel”.

Obama indicó, por su parte, que no podría haber deseado un socio mejor que Medvédev para desarrollar unas cálidas relaciones con Rusia y se despidió con un “buena suerte, amigo mío”.

La reunión de hoy era la última entre ambos mandatarios antes de que Medvédev abandone la jefatura de Estado.

Medvédev será relevado en mayo al frente del país por el ex presidente Vladimir Putin, hasta ahora primer ministro y quien se impuso en las elecciones celebradas a principios de este mes.

Putin, que tiene previsto proponer a Medvédev como nuevo primer ministro ruso, y Obama mantuvieron una conversación telefónica el pasado día 9, en la que abordaron vías para intensificar los lazos bilaterales.

Según Rhodes, Medvédev “indicó que es también el punto de vista del presidente electo Putin el compromiso de Rusia para continuar” la colaboración con la Administración Obama.