Nº 1691 -  29 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

Andalucía: el cambio y la izquierda

Pablo Sebastián
 

Este domingo los andaluces acudirán a las urnas para decidir si optan, por primera vez en 30 años de gobierno socialista, por un cambio político radical a favor del PP o si deciden continuar con un gobierno del PSOE que se inclinará mas hacia la izquierda una vez que parece claro que necesitarán el apoyo de IU para seguir en el poder si los populares no logran la mayoría absoluta.

Pero de estas elecciones se pueden derivar mayores consecuencias de las propias de la Comunidad andaluza como son que, en caso de mayoría absoluta del PP, el presidente Rajoy dispondrá en toda España del máximo poder que jamás tuvo un gobernante desde el inicio de la transición, porque controlará no solo el poder nacional sino también el 85 % de los territorios autonómicos y la mayoría de ayuntamientos del país. Un inmenso poder que, por otra parte, sumiría al PSOEen una grave crisis obligándole a una verdadera refundación de ideas, programas y personas, al quedar fuera de las principales instituciones del Estado, lo que prácticamente dejaría al país casi sin oposición o con una débil alternativa de poder.

La verdad es que Andalucía bien merece una alternancia después de 30 años de gobierno del PSOE que han derivado en un régimen de autocrático, con los defectos y clientelismos que se desprenden de tan larga permanencia del mismo partido en el poder. Si a ello se añaden los altísimos índices de paro (del 30%), los atrasos en la educación yel ámbito industrial, la propaganda folklórica y de pandereta de la televisión autonómica, el deterioro urbanístico de sus costas y ciudades y los graves escándalos de corrupción como los indignantes de los ERES, en ese caso se verá que Andalucía se merece un cambio aunque sólo fuera para iniciar una nueva etapa y un modelo distinto de gestión y liderazgo.

Pero esa decisión la deberán adoptar los andaluces el domingo, en línea con los cambios importantes que se han producido allí en las pasadas elecciones locales del mes de mayo y generales del 20-N.

Algo que parece claro que ocurrirá ofreciéndole al PP la victoria política y electoral, aunque falta por ver si con mayoría absoluta para poder gobernar, una vez que no parece que en Andalucía los dirigentes andaluces de IU vayan a permitir al PP gobernar desde su mayoría minoritaria, como IU se lo garantiza en Extremadura, o como el PP se lo ofrece al PSOE en el País Vasco.

Pero se da el caso de que la izquierda tiene en Andalucía una base política y electoral muy sólida desde el inicio de la transición y no parece fácil que el vuelco definitivo se produzca como anunciaron algunas encuestas preelectorales, mientras otras dejaban abierta la puerta a un gobierno de coalición PSOE-IU. Habrá que esperar a los resultados electorales para ver si los andaluces optan seguir mas o menos como están –con un giro hacia la izquierda inducido por IU-, o si deciden un vuelco definitivo a favor de la alternancia y del gobierno del PP, bajo la presidencia de Javier Arenas y en pos una salida a la gigantesca crisis que asola el Sur.

Crisis ante la que sin duda fracasó el gobierno de José Griñán, como en España fracasó el de Zapatero. Por lo que de producirse la derrota absoluta de los socialistas hundiría el PSOE en una profunda crisis por cuanto ello supondría la primera gran derrota del liderazgo de Rubalcaba y la pérdida del “cuartel de invierno” del semillero de votos y de escaños –autonómicos y nacionales- del socialismo. Lo que tendría como aspecto positivo la necesaria refundación del PSOE tanto en su liderazgo como en sus ideas y programas, en respuesta al desconcierto general que invade a la izquierda europea frente a la globalización y la crisis económica y financiera.

De ahí la importancia de la cita electoral del domingo 25 en tres ámbitos muy especiales: nacional (para el PP, porque permitiría alGobierno de Rajoy revisar y reconducir el modelo autonómico español); autonómico (para el presente y futuro de los andaluces); y político e ideológico (para el PSOE y la izquierda en general). Los andaluces tienen, pues, la palabra y a ellos les toca votar.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com