Nº 1602 -  1 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Las mujeres en el Ejército (de Estados Unidos)

Inocencio Arias
 

Unas 19.000 mujeres sirviendo en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos fueron violadas por otros soldados americanos en el año 2010. A pesar de que Estados Unidos tiene desplegados miles de soldados en zonas de guerra, Irak, Afganistán… es mucho más probable que una soldado estadounidense sea violada por un compañero que muerta en el campo de batalla donde normalmente desempeñan misiones de apoyo.

Las mujeres estadounidenses enroladas no ejercen misiones directas de combate aunque sus labores de apoyo a las tropas de infantería, como operadoras de radio, mecánico de tanques etc… las vienen colocando en la primera línea de fuego. Hay políticos, como el candidato republicano Santorum, que opinan que no deberían estar en primera línea por distraer la atención de los soldados varones, en el mejor de los sentidos. “Los hombres”, argumenta, “se emocionan cuando ven a una mujer en una situación peligrosa, es normal, tenemos una tendencia a querer protegerlas”.

El tema suscita polémica. Elisabeth Reintjes sostiene en el Washington Post que la mayor parte de las mujeres soldados no quieren luchar en primera línea, optarían por servir en funciones de apoyo donde su capacidad es a veces superior a las de los hombres. Otros analistas concuerdan, el combate directo exige unas dotes agresivas y una fortaleza física que muchas mujeres no poseerían. Se concluye que no hay que llevar la igualdad de sexos hasta sus últimas consecuencias.

El debate ha brotado porque el Pentágono acaba de aprobar nuevas normas que permiten que las mujeres del arma de Infantería desempeñen misiones de apoyo en el frente tales como paramédico, operador de radio o mecánico de tanques. El hecho es que tanto en Irak como en Afganistán, las mujeres, por pura necesidad, han participado en misiones de combate y no ha habido mayores quejas sobre sus capacidades. Bryan Lowder opina que si algunos soldados varones encuentran preocupante la presencia de mujeres en la línea de fuego tendrán que hacerse pronto a la idea. La necesidad de la cohesión en una unidad de combate, dice, puede ser una forma de encubrir un “prejuicio personal”.

La realidad, y poco más tarde Hollywood, nos mostrarán pronto un caso truculento de la presencia femenina en la primera línea de batalla. Un film con la teniente Julia Roberts raptada por unos malvados fundamentalistas, y rescatada in extremis, tiene la taquilla asegurada. ¿Qué espectador no desearía salvarla?

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com