Michel Suñén escribe de la controversia del velo islámico en ‘Talión’

Talion-Art.jpg

El escritor zaragozano Míchel Suñén se sumerge en Talión, su última novela, en la máxima del “ojo por ojo y diente por diente” y en los desencuentros culturales, de la mano de una familia que vive en la capital aragonesa, donde se desarrolla la acción. Se trata de un thriller que profundiza en la realidad social actual y en el que tampoco falta el drama familiar, ha explicado Suñén con motivo de la presentación de la obra, que ha tenido lugar hoy en Zaragoza, su ciudad natal. A lo largo de más de trescientas páginas, la obra narra el acoso que sufre la familia Yangüela Marugán cuando el padre, alcalde de un municipio, se convierte en un referente político en contra del velo islámico al prohibir su uso en la pequeña localidad que dirige.

Talión“Trato de plantear enigmas e interrogantes sobre temas de actualidad que nos están preocupando. Actualmente hay esa controversia en torno al velo, y esa trama surge de esa realidad social que todos entendemos”, ha resaltado Suñén, que ha reconocido que escribe sobre lo que le gustaría leer.

Al mismo tiempo, la mujer del alcalde, ilustradora de profesión, recibe un encargo para animar una novela violenta sobre el rey babilónico que puso por escrito la ley del Talión, aquella que hace referencia a la venganza y que está recogida en la Biblia, el Corán, y la Torá, ha explicado.

“Es una novela muy visual, con un ritmo rápido, donde vas de un interrogante a otro como en una montaña rusa de emociones. Arrancas en el principio y llegas al desenlace sin darte cuenta, con muchos giros inesperados”, ha indicado.

La trama principal se desarrolla en la capital aragonesa, ciudad en la que vive la familia y a la que se traslada Ismaíl Abdaluyah, un musulmán converso y asesino confeso, para “derribar y acosar” a sus víctimas por una motivación que no se desvela hasta el final del libro, publicado por Onagro Ediciones.

En la novela también hay momentos de “drama familiar” originados por el choque que producen las medidas de seguridad y protección que adoptan los padres, ante la amenaza que vive la hija mayor, de 18 años.

El escritor zaragozano ha profundizado en esta ocasión en la religión islámica, pero no sólo en el fundamentalismo, sino también en la otra parte que habla de amor.