Nº 1656 -  25 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

Refundar el Estado, según UPyD

Pablo Sebastián
 

Dice la líder de UPyD Rosa Díez que hay que refundar el Estado y nadie la ha seguido en tan hercúlea misión en el Congreso de los Diputados. Quizás lo que quiso decir la diputada Díez es que hay que reformar el modelo autonómico a la luz de la crisis y de los errores, despilfarros y disparates que a lo largo de los últimos años han ido desfigurando el país, arruinando sus cuentas públicas y dañado la cohesión y la identidad nacional. Y si eso es así no le falta razón. Y si se estudian muchas de las ideas y propuestas que ha presentado, al respecto, UPyD veremos que no sólo son útiles e interesantes sino que muchas de ellas se deberían llevar pronto a la práctica, porque esa aportación de este partido es buena y como tal hay que reconocerla.

Pero ocurre que Rosa Díez se empeña en ser muy original, o muy distinta de todo lo demás, y habla de “refundar el Estado” cuando lo que quizás debió decir es “reformar el modelo autonómico” y puede que también el modelo democrático de este país, incluida la ley electoral como lo piden en UPyD con razón. Pero el Estado, como la Nación, es o no es y no tiene refundación posible. Otra cosa son sus reglas constitucionales o del juego político que sí se pueden cambiar.

En cuanto al fondo del modelo autonómico no cabe duda que la crisis ha dejado en la evidencia su fracaso con unas autonomías inventadas o impostadas, y con un victimismo más que insolidario y carente de motivos como el que emana de las comunidades del País Vasco y Cataluña, y especialmente de esta última donde no se respeta la legalidad, ni la Constitución, y donde andan con la cantinela del “déficit de la balanza fiscal” catalana con el resto de España, ocultando el “superávit de la comercial” de Cataluña con el resto de España que es donde sus empresas y servicios tienen la gran mayoría de su clientela. Es decir, se puede decir que Cataluña está en deuda con España y no al revés como lloran a diario los dirigentes y gobernantes catalanes.

Y, aunque todavía el Gobierno de Rajoy no ha abierto la caja de los truenos del presunto concierto fiscal catalán, habrá que estar muy atentos a lo que se está cociendo entre Barcelona y Madrid porque da la impresión que Rajoy regresa al hotel Majestic, o al pacto del Majestic, donde Aznar a cambio de su investidura en 1996 se dejó muchos “principios y valores” y abrió la puerta, entre otras cosas, al principio de persecución y marginación de la lengua castellana en Cataluña, eso que los de CiU llaman la línea roja infranqueable y lo que no deja de ser una simple violación de las libertades, los Derechos Humanos, y la legalidad.

Sería bueno que los ministros Montoro y De Guindos dieran los datos de la balanza comercial catalana –recuérdese la guerra del cava- y que anunciaran que el IVA se cobra donde se produce y que no se puede transportar de un territorio a otro, para acabar con el cuento chino de Artur Mas y de sus consejeros y dirigentes asociados. Y para poner sordina a los chantajes sobre refrendos o consultas en pos de la autodeterminación o la independencia, porque cuando se sepa el alcance de la balanza comercial los ciudadanos catalanes verán con claridad lo que es España, y se acabará el discurso de los victimismos o del sentimiento anti español que no creemos que exista como tal sino que, si existe, es el resultado de la campaña contra España que a diario azuzan los dirigentes nacionales que viven, precisamente, de ese victimismo y mala intención contra España. Lo que supone atacar también a Cataluña a la que algunos ahora quieren reinventar, llegando a decir, después de haber votado CiU a favor de la Constitución, que llevan 300 años de represión (sic).

No cabe duda que si el PP gana las elecciones andaluzas tendrá en su mano la oportunidad de reformar –más que refundar- por la vía de hechos políticos, el modelo autonómico actual, aunque por el momento la urgencia está puesta en la crisis económica, social y financiera que es asunto de mayor cuantía. Y en esas reformas no estaría nada mal que se tuvieran en cuenta algunas propuestas de UPyD, por más que este partido moleste –por competencia- tanto al PSOE como al PP. Y más que les podría molestar si decidiera ocupar el centro político en vez de cortejar a gerifaltes y medios de una derecha extrema descontrolada porque ello desvirtúa su mensaje y buena parte de su credibilidad.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com