El Mossad y altos cargos de EEUU mantienen contactos secretos sobre Irán

El jefe del Mossad -los servicios secretos de Israel-, Tamir Pardo, ha mantenido en los últimos días conversaciones secretas con altos cargos de Estados Unidos sobre la amenaza que supone un Irán nuclear, según ha informado el diario israelí ‘Haaretz’. La visita clandestina de Pardo a Washington ha sido desvelada durante una vista del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense, en el que participaron el director de la CIA, David Petraeus; el director de Inteligencia Nacional, James Clapper; y la presidenta de dicho comité, Dianne Feinstein.

Durante la vista, Feinstein preguntó a Clapper sobre si Israel pretende atacar las instalaciones nucleares iraníes, a lo que el director de Inteligencia Nacional contestó que prefería tratar el asunto a puerta cerrada. En ese momento, Feinstein indicó que se había reunido con Pardo durante la semana en la capital estadounidense, a lo que Petraeus agregó que él mismo había acudido a otra reunión con el jefe del Mossad.

Petraeus también destacó que es importante destacar que Israel considera un Irán nuclear como una amenaza existencial. Respecto a los progresos nucleares de Irán, Clapper dijo al comité que “los avances técnicos iraníes, particularmente en el enriquecimiento de uranio, fortalecen nuestro análisis de que Irán tiene la capacidad científica, técnica e industrial para producir armas nucleares, haciendo que el problema central sea la voluntad política”.

“Estos avances contribuyen a nuestro juicio de que Irán es técnicamente capaz de producir suficiente uranio enriquecido para un arma, en caso de que elija hacerlo”, agregó Clapper.

Por otra parte, Clapper ha argumentado que el presunto plan iraní para asesinar al embajador saudí en Washington, Adel al Jubeir, en 2011, muestra que el Gobierno iraní “ha cambiado sus cálculos y ahora desea atacar Estados Unidos en respuesta a las acciones reales o percibidas que amenazan su país”.

“Estamos también preocupados por los complots de Irán contra Estados Unidos o contra intereses aliados en el extranjero. La voluntad de Teherán para financiar futuros ataques contra estos objetivos tendrá lugar a la luz de la evaluación de los costes que esto implique para ellos”, ha apostillado.