Un soberbio Marc Gasol lidera a los Grizzlies ante los Hornets

El pívot español Marc Gasol demostró su potencial para liderar al triunfo a los Memphis Grizzlies ante los New Orleans Hornets de Gustavo Ayón, mientras que Ricky Rubio volvió a exhibir su talento, en esta ocasión desde la defensa, en el triunfo ante los Detroit Pistons, en una jornada donde José Manuel Calderón no pudo en su duelo con Rajon Rondo, los Thunder de Serge Ibaka cayeron ante Wizards y Denver Nuggets ganó a Philadelphia 76ers sin el lesionado Rudy Fernández. Un ‘doble-doble’ del de Sant Boi, que firmó 22 puntos, 12 rebotes y 7 asistencias, fue vital para el triunfo de los Grizzlies ante los Hornets (87-93), que permite a los de Memphis contar con un balance positivo (7-6) por primera vez en la temporada.

Los de Tennessee logran así su cuarta victoria consecutiva, después de dominar desde el primer cuarto (22-33) el encuentro, en el que además de Marc Gasol, que se mostró intratable bajo los aros, contó con el buen hacer de Mike Conley, que también sumó dobles figuras con 18 puntos y 10 asistencias.

Unos Hornets, que encadenan una racha negativa tras sumar su quinta derrota consecutiva, que les hace estar en los últimos puestos de la clasificación y dónde sólo destacó Jarrett Jack, autor de 27 puntos, y que provocó la reacción de los de Nueva Orleans, ajustando el marcador a (85-87), pero un lanzamiento de O.J. Mayo permitía a los Grizzlies ampliar su ventaja.

Además, el pívot mexicano Gustavo Ayón, un viejo conocido de la Liga Endesa, sigue adaptándose al juego de la NBA y en los 14 minutos que estuvo sobre la cancha anotó dos puntos, dio una asistencia y capturó cuatro rebotes.

Por su parte, los Minnesota Timberwolves volvieron a sumar una nueva victoria en su casillero tras vencer esta madrugada por 93-85 a los Detroit Pistons en un gran partido del pívot Kevin Love y del buen trabajo en la defensa del base español Ricky Rubio.

Love, que realizó de nuevo un ‘doble-doble’ con 20 puntos y 17 rebotes, volvió a ser el líder natural de los Wolves, que vieron como el gran trabajo en la defensa de Ricky Rubio resultó vital para sumar la sexta victoria en el casillero local. En una jornada, donde la nota positiva fue la reaparición del base puertorriqueño José Juan Barea, que tras perderse tres encuentros por una lesión en el tobillo, sumó 8 puntos.

Tuvieron que remontar los de Minnesota, que veían como los Pistons, liderados por Tayshaun Prince, que firmó 29 puntos, 3 rebotes y 2 asistencia, sabiendo frenarle, merced al buen último cuarto de Anthony Tolliver, que además de anotar 11 puntos, secó al mejor jugador visitante.

Por su parte, Ricky Rubio, que se fajó en defensa, no cuajó su mejor actuación ofensiva, ya que sólo sumó 9 puntos aunque dio 8 asistencias y capturó 7 rebotes, pero resultó fundamental en tareas defensivas para permitir la reacción de los Wolves, que les permitió remontar y llevarse el segundo triunfo consecutivo en esta semana.

Por su parte, los Pistons acusaron en esta derrota los 11 tiros libres errados y un contundente parcial del último cuarto (29-14) que dejó a los de Detroit sin opciones, obligándoles a sumar su novena derrota en los últimos 10 partidos disputados.

Discreto Calderón

Además, José Manuel Calderón no tuvo su mejor noche, lo mismo que su equipo, Toronto Raptors, que firmó un mal partido en su visita a Boston donde fue arrollado por los Celtics por un contundente 96-73, encajando su sexta derrota consecutiva.

El de Villanueva de la Serena no pudo brillar ante uno de los mejores bases de la NBA, Rajon Rondo, y se alejó de sus números de la temporada con más de diez puntos y cerca de nueve asistencias por encuentro. Y es que el extremeño, que tampoco jugó lo habitual (28 minutos), anotó nueve tantos, con 3/4 en tiros de dos, 0/3 en triples y 3/3 en libres, pero sólo repartió cuatro asistencias, además de capturar tres rebotes.

La imagen gris de los Raptors, muy flojos en el lanzamiento (37 por ciento), se vio aumentada por la baja del italiano Andrea Bargnani, su principal pieza ofensiva, y nadie la pudo compensar ya que DeMar DeRozan se quedó en 11 puntos, con 4/16 en tiro, y sólo un hombre de banquillo, Gary Forbes, estuvo lúcido en ataque (18).

De todo esto sacaron provecho los Celtics, que también pasaban un mal momento de resultados, para sumar una cómoda victoria. Los locales apretaron desde el principio (29-14), pero la mejor versión de su rival dejó las cosas equilibradas al descanso (44-38), tras el que el conjunto de Boston, donde el mejor fue Rondo (21 puntos), fue infinitamente superior.

Mientras, los Thunders se vieron sorprendidos en el Verizon Center de Washington por unos Wizards que les cortaron la racha de siete victorias consecutivas con un ajustado 105-102 que supuso el segundo triunfo de la campaña para el peor equipo de la competición.

Los de Oklahoma que se habían mostrado intratables las últimas semanas sumaron su tercera derrota de la temporada en los 15 partidos jugados, a pesar de que sus dos estrellas, Russell Westbrook y Kevin Durant sumaron entre los dos 69 puntos, con 36 y 33, respectivamente.

Sin embargo, apenas contaron con ayuda de sus compañeros, ya que únicamente James Harden superó la decena de puntos. Mientras, el pívot de origen congoleño nacionalizado español Serge Ibaka sumó seis en los 32 minutos que estuvo en pista.

El internacional logró un 3 de 5 en tiro de dos y añadió diez rebotes, nueve de ellos defensivos, y dos tapones, pero esta labor no fue suficiente para frenar a unos Wizards que ofrecieron buenas sensaciones con John Wall, con 25 puntos, Nick Young, con 24, y Jordan Crawford, que añadió 18.

“No es el fin de mundo, perdimos contra un equipo con más hambre que nosotros”, señalaba Kevin Durant, que no pudo encestar un triple a falta de dos segundos que había permitido a su equipo forzar la prórroga.

Además, Rudy Fernández no pudo participar por lesión por segundo partido consecutivo con Denver Nuggets, que se impuso ajustadamente en su visita a los Sixers por 104-108, liderados por un gran Andre Miller, autor de 28 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes saliendo desde el banco.