Nº 1604 -  3 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Las Comunidades Autónomas y las Embajadas

Inocencio Arias
 

Aunque me he pasado cuarenta y dos años en el servicio diplomático me ha sorprendido el número de “embajadas” que nuestras comunidades autónomas tienen en el exterior. Comprendía que hubiera alguna pero lo de 200 asusta un poco. Tal increíble proliferación obedece a tres razones:

a) la primera es una sorprendente desconfianza de las administraciones autonómicas hacia el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Administración exterior del Estado. Creen que “su gente” se va a desenvolver mejor, que prestarán una atención a sus asuntos que la Embajada de España no presta. Un razonamiento un tanto sesgado y ciertamente discutible. En nuestras Embajadas y Consulados se trabaja con seriedad en cualquier tema que surja relativo a una Comunidad Autónoma o que ésta suscite.

b) El segundo es sacar pecho, los altos cargos de ciertas Comunidades están encantados de tener su representante en el exterior. Les hace sentirse importantes, creen que su comunidad tiene así mayor visibilidad y piensan que estarán mejor atendidos cuando viajan a la zona en cuestión.

c) La tercera y más seria es el deseo de marcar distancias con España, el famoso tema identitario. Los dirigentes no sólo piensan que su delegación hará cosas que no hará la Embajada de España (¿por qué no las haría?) o creen sentirse más arropados cuando viajan sino que quieren mostrar que tienen una personalidad propia CLARAMENTE DISTINTA del Estado que las engloba. Están dentro de él por avatares históricos, pero ELLOS SON OTRA COSA. Diferente y mejor. No sólo ya es que piensen que con su delegación en Buenos Aires, Tokyo o Nueva York podrán captar más inversiones o turistas sino que quieren probar, dar a entender en el país en el que se mueven que la pertenencia a España es algo accidental y, para algunas de estas delegaciones, poco entusiasmante.

De ahí que muchas de estas “embajadas” de las Comunidades Autónomas eviten tener demasiados contactos con la Embajada de España, en algunos casos, uno pensaría por lo que infiero de lo que me cuentan bastantes compañeros, que tienen instrucciones de evitarlos. Esto conduce a un considerable despilfarro, ¿ qué ocurre si en el mes de Febrero la Embajada de España organiza una Semana turística en Tokyo y al mes siguiente el Principado de Asturias o la Generalitat de Catalunya organiza otra? ¿ Acudirán los mismos tour operators a ambas? ¿Habrán participado Asturias o Cataluña en la montada por la verdadera Embajada?

El derroche de esfuerzo y recursos es obvio y no va a parar. Determinadas Comunidades no van a renunciar, por costoso que sea, a proyectarse en el exterior como un Estado normal. Faltará dinero para otra cosa, habrá recortes de uno u otro tipo pero la obsesión por pregonar que son algo diferente, que España es España y ellos son ellos, está ahí y creciendo. Que el Ministro Margallo ofrezca potenciar esto o aquello para evitar duplicidad,- algo por otra parte superfluo porque nuestras Embajadas no vienen haciendo distinciones entre una Comunidad u otra y si hay que organizar una Semana Cultural vasca o una Gastronómica valenciana lo hacen con oficio-, no va cambiar las cosas.

En nada, para algunas de ellas. La famosa identidad nacional, frente a la “asfixia” y al totus revolutum que pretende el malvado Madrid, es sagrada.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com