Un centenar de activistas se desnudan para protestar contra la industria peletera

protesta1.jpg

Cerca de un centenar de activistas de la organización internacional AnimaNaturalis se han desnudado este domingo en el centro de Madrid, en un acto de protesta contra el negocio de las industrias peleteras. Durante el acto, celebrado en la Plaza de España, los manifestantes se han pintado el cuerpo de rojo para simular que estaban “ensangrentados” y denunciar que cada año más de 60 millones de animales son “brutalmente asesinados” para convertir sus pieles en prendas de vestir.

Así lo ha explicado la directora AnimalNaturalis España, Aida Gascón, quien también ha participado en esta muestra escénica.

La organización denuncia que los visones, hurones, zorros, conejos, focas, nutrias, vacas, chinchillas, y en China hasta perros y gatos, forman parte del amplio grupo de animales que “son asesinados para convertir sus pieles en prendas de vestir o accesorios de moda”.

Este es el séptimo año consecutivo en que AnimaNaturalis España organiza esta protesta, con la que pretende también llamar la atención de los consumidores e invitarles a vestirse con otros tejidos, que no sean de origen animal, como el algodón, el lino, el forro polar o la microfibra.

De acuerdo con AnimaNaturalis, en los últimos años se está constatando un mayor incremento en la sensibilidad social frente al sufrimiento animal en general, y en particular frente a este tipo de industrias.

Recientemente, según la fuente, la ciudad californiana de West Hollywood decidió prohibir la venta de artículos de piel, mientras que países como Brasil están a punto de aprobar proyectos que penalizan el uso de pieles en eventos de moda.

En el Reino Unido e Irlanda las granjas peleteras ya son ilegales, y en Holanda, por ejemplo, ya se ha prohibido la importación de productos derivados de foca.

Fundada en marzo de 2003, AnimaNaturalis es una organización dedicada a establecer, difundir y proteger los derechos de todos los animales.

AnimaNaturalis considera que los animales merecen derechos fundamentales, como el derecho a la vida, a la libertad, a no ser torturados y a no ser considerados propiedad.