Nº 1656 -  25 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Rajoy llega con muchos deberes hechos

Carolina G.-Cortines
 

España ha mostrado una decidida resolución para resolver la crisis. En el último año y medio, el Gobierno central ha aplicado medidas drásticas para recortar los gastos, siempre de la mano de Bruselas. Y desde las pasadas elecciones catalanas y las últimas autonómicas, gobiernos como el de Cataluña y el de Castilla La Mancha han seguido en esa misma dirección.

Una publicación tan poco sospechosa de halagar la gestión de Rodríguez Zapatero y de España en general, como es la revista The Economist, destaca en el número publicado este fin de semana con fecha 12 de noviembre, que España ha mostrado resolución para salir de la crisis. La publicación añade que a diferencia de Italia, que ha estado mareando la perdiz durante dos años para acabar no aplicando las reformas que contuvieran el crecimiento de su ingente deuda de 1,9 billones de euros, en España no serían necesarios muchos más recortes a los ya aplicados. Y precisamente con ello cuenta el equipo económico de Rajoy.

Recordemos que el Gobierno de la Generalitat presidido por Artur Mas está aplicando recortes en los sectores de la sanidad y la educación pública sin que le tiemble la mano e incluso se ha vanagloriado de ello. En sanidad el recorte ha ascendido al 10% de los recursos que destinó el Tripartito en la legislatura precedente. Ha supuesto el cierre de centros sanitarios y quirófanos, de algunas plantas con despido de médicos y auxiliares y más listas de espera. Como consecuencia de esta política, Convergencia y Unió, pese a que sube 4 escaños respecto de las pasadas elecciones podría verse sobrepasada en votos, y quizás en escaños por los representantes del Partido Popular.

Esto le ha llevado a tal estado de nervios al cabeza de lista de la Coalición por Barcelona, el democristiano Josep Antoni Duran i Lleida, que el pasado jueves tuvo que pedir disculpas por el trato que había dado a sus interlocutores ese día, primero en una entrevista y con posterioridad en un almuerzo donde negó al director de la cámara de comercio Hispano-Holandesa capacidad para entender la política española, cuando este le planteó que tal como está la situación económica mundial y española en particular, no le parecía lo más oportuno que pidiera como reivindicación fundamental el equilibrio de la balanza fiscal catalana.

Llegó a decir que le resulta indigno que les puedan superar en votos en las elecciones al Congreso de los Diputados dos partidos no nacionalistas catalanes. ¿Desde cuándo supone una indignidad votar al Partido Popular o a los Socialistas en Cataluña?

Pero no son los nacionalistas los únicos que han realizado recortes, en línea con lo que ha hecho el Gobierno de Rodríguez Zapatero desde mayo del 2010. En Castilla La Mancha, la presidenta de la Comunidad, la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal está poniendo en práctica un drástico plan de recortes de 1.800 millones de euros, con la supresión del 40% de los puestos de personal eventual en la Administración Pública autonómica y la supresión de casi la generalidad de los centros de formación de los docentes.

Aunque es en el sector de la Sanidad donde están previstos los mayores recortes, empezando por los farmacéuticos, algunos de los cuales tienen complicada su supervivencia profesional independiente, Cospedal se ha puesto como ejemplo para toda España.

Hasta el semanario británico ya mencionado, The Economist, alerta de que las reformas que faltan no necesariamente significan más austeridad. Una austeridad que ha llevado a tal estrangulamiento del consumo en sectores que son habituales motores de nuestra economía y que han provocado 5 millones de parados que podrían ser siete, si como dice un empresario, buen conocedor del sector de las nuevas tecnologías, las pymes no estuvieran manteniendo a trabajadores que realmente no necesitan porque son como parte de sus familias.

Tiene razón The Economist cuando dice que más reformas en España significan sencillamente eliminar los obstáculos para seguir creciendo. Por ejemplo, eliminar la vinculación de los salarios a la inflación puede resultar difícil, pero será un paso necesario. O admitir que hay que reestructurar el problema de la ingente deuda privada o el balance de los bancos. O hacer realidad la verdadera competencia en todos los sectores protegidos e intervenidos o eliminar la excesiva regulación burocrática que alimenta la pesada Administración Pública española.

Sin embargo, los mercados siguen teniendo dudas sobre la capacidad de España. La rentabilidad de la deuda ha llegado a superar el 7% y el diferencial superaba los 500 puntos básicos, lo que evidencia que aún no se han superado las dudas. Habrá que esperar las primeras acciones del nuevo Gobierno para  saber si hay ‘efecto Rajoy’ y los inversores vuelven a mostrar su confianza en nuestro país.

“Con la Iglesia hemos topado, Sancho,” podría repetir Rajoy como el Quijote. Pero no puede negar que llega con muchos deberes hechos. Aunque le queden unos cuantos por hacer.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
2021222324
2526
2728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com