Nº 1620 -  19 / IX / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

El Manantial

Grecia nos empuja a la incertidumbre

Pablo Sebastián
 

Cuando parecía que la cumbre europea del euro del pasado miércoles había conseguido establecer un muro de contención a la crisis griega para evitar el contagio a países de mayor peso en la UE como España e Italia, la crisis de la deuda ha vuelto a reverdecer de forma impetuosa poniendo patas arriba las Bolsas del continente como consecuencia de la decisión del líder griego Papandreu de someter a referéndum los acuerdos de Bruselas sobre el segundo rescate heleno.

Un anuncio que pone en evidencia la fragilidad del pacto de salvación del euro en vísperas de la cumbre del G-20, y dejando en entredicho a Merkel como a Sakorzy que creían haber encontrado con gran esfuerzo la solución que ahora, lejos de presentarse como definitiva e irreversible, se tambalea y nos conduce por la senda de la incertidumbre. Y de poco va a servir que los primeros mandatarios de Francia y Alemania anuncien como hicieron ayer que el plan del rescate griego sigue en pie y avanzará según lo previsto, si los griegos rechazan el rescate de la UE en la consulta nacional convocada para la segunda semana de enero de 2012. Lo que, de entrada, nos abre un nuevo paréntesis de convulsiones financieras en los dos próximos meses.

El golpe de mano de Papandreu, a quien en París y Berlín consideran un desagradecido tras los esfuerzos anunciados por los países del euro (que incluyen una quita del 50 % de su deuda por los bancos acreedores), ha sorprendido e indignado a Merkel y Sarkozy y al resto de dirigentes de la eurozona que no entienden los motivos del griego que coloca a su país al borde del abismo (la quiebra y la salida del euro) mientras el está pendiente de una moción de confianza para la que cuenta con una exigua mayoría de su partido de apenas dos votos.

¿Por qué acude Papandreu al voto de todos los ciudadanos griegos? Desde luego razones no le sobran. La primera de ellas es que todos los sacrificios que le imponen los países de la UE a su país no garantizan ni mucho menos que Grecia vaya a salir de la crisis. Podría darse el caso de que fuera a peor, de rescate en rescate para acabar en la quiebra. La segunda razón reside en la creciente pérdida de soberanía nacional frente a la intervención y a los controles que les quieren imponer la UE, el BCE y FMI. Y finalmente está la duda y resquemor de un dirigente de la izquierda griega que se resiste a que los mercados le impongan su ley en una crisis que vino de Wall Street –por más que los griegos estuvieran muy mal y haciendo trampas con sus cuentas públicas-, y a inmolarse en esa hoguera tanto él como su Partido Socialista, tal y como le está ocurriendo al PSOE en España.

¿Qué consecuencias puede tener este incidente griego en países como Italia y España? De momento el efecto se aprecia en la súbita caída de las Bolsas, pero también se aprecia en la subida de la prima de riesgo y la posibilidad de que los especuladores vuelvan a la carga contra España en un momento de vacío de poder –mientras duran las elecciones- y debilidad del sistema financiero. Máxime cuando las ultimas noticias confirman el ascenso del paro a 5 millones, el crecimiento cero camino de la recesión y dudas sobre el cumplimiento del objetivo del 6% del déficit para 2011. En Italia lo de la inestabilidad política está a la orden del día, sus promesas de reformas no dejan de ser promesas y su prima de riesgo ha superado con facilidad los 450 puntos, mientras España llega a los 370 y Francia se suma a este carro de los condenados con 122 puntos de diferencia con Alemania.

Al fondo de todo ello lo que, una y otra vez, aparece en peligro es el euro y la unión monetaria de la UE, que se desangra a borbotones sin que las curas y transfusiones (fondos europeos y del FMI) consigan parar la hemorragia en deudas e intereses, de naciones como Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España. Y solo nos falta a los españoles que en la campaña electoral que ahora se abre nos estalle –y no digamos al PSOE- algún problema más, con los que tenemos ya estamos bien servidos y son suficientes para preocupar.

www.pablosebastian.com

Traducir artículo
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com