El PSOE pide al PP apoyo para las reformas y que “se serene” porque las elecciones serán el 20-N

iglesias-8-500.jpg

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, ha pedido al Partido Popular que “se serene y tenga tranquilidad” porque las elecciones generales están fijadas para el 20 de noviembre y le ha echado en cara que, en lugar de apoyar las medidas del Gobierno para afrontar la situación económica, se dedique a hacer “un discurso exclusivamente destructivo”. En declaraciones a RNE, el dirigente socialista ha respondido así al vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que ha reclamado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que adelante las elecciones “si no sabe llevar a cabo las reformas que España necesita”.

En su opinión, las declaraciones de González Pons y de otros dirigentes como el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran, pidiendo un adelanto a la cita con las urnas deben explicarse en que “todos los partidos están muy condicionados por la proximidad de las elecciones”. Sin embargo, ha criticado que estas formaciones no tengan “miras más elevadas”.

Iglesias ha respondido al PP que el Gobierno “está haciendo su trabajo” y está “tomando decisiones”, incluso en un mes “tradicionalmente de vacaciones”, y el próximo 19 de agosto se aprobarán diferentes reformas, para las que ha pedido el respaldo del principal partido de la oposición.

A su juicio, el “mantra” que “repite permanentemente” González Pons y otros dirigentes del PP para que Zapatero adelante la fecha de las elecciones está “instigado” por el líder del partido, Mariano Rajoy, que tiene como “única obsesión” la cita con las urnas.

“Tengo la sensación de que tiene demasiada prisa y muy poca responsabilidad. Hay que decirle al PP que se serene, que tenga tranquilidad, porque las elecciones serán cuando ha anunciado el presidente del Gobierno, nada más”, ha recalcado.

Iglesias ha defendido que el PP debería “tener más responsabilidad” y “apoyar la recuperación económica del país”, entendiendo que “no es una crisis de España”, sino “una crisis mundial”.

El PP evita presentar propuestas alternativas

De hecho, ha criticado que siga hablando de la fecha de las elecciones “incluso después de fijar la fecha” y lo ha atribuido a que “quiere evitar pronunciarse sobre temas que tiene que pronunciarse” y sobre los que “la ciudadanía tiene derecho a escuchar”. Sin embargo, ha insistido, en lugar de explicar sus “propuestas alternativas”, se dedica a hacer “un discurso exclusivamente destructivo”.

Iglesias ha asegurado que Zapatero y Rajoy hablan sobre la situación económica y ha insistido en que las quejas del PP se deben a su “tacticismo electoral”. Preguntado por si se prevé que mantengan algún encuentro, más allá de sus conversaciones telefónicas, ha dicho que “no hay previsto” que se vaya a celebrar tal reunión.

Por otra parte, en referencia al anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de reactivar su programa de compra de deuda pública para garantizar la estabilidad en la eurozona, Iglesias ha lamentado que las reacciones en Europa a la crisis han sido “demasiado lentas” y, aunque ha reconocido que “poner de acuerdo a 17 tiene su complicación”, el PSOE defiende que “Europa tenía que haber actuado con más agilidad”.