Nº 1572 -  2 / VIII / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Van Rompuy actúa a la desesperada

Carolina G.-Cortines
 

Los problemas de pago de  la deuda soberana de los países periféricos de la Unión Europea se están extendiendo a las instituciones privadas y a algunos países de la Unión que hasta ahora habían formado parte del núcleo duro de Europa, como es el caso de Italia. Se trata de un temor con fundamento. Y el temor a que la crisis se extendiera también a Italia se tradujo el pasado viernes con una importante caída de los mercados europeos. La bolsa española sufrió su peor semana del año. El índice de los 40 valores más contratados de la bolsa de Milán perdió nada menos que un 3,5 por ciento y alguno de sus bancos principales se dejó más del 7 por ciento. Son algunos de los datos que evidencian que las cosas no pintan bien. Tiene razón el presidente del Consejo Europeo de tomárselo en serio. La convocatoria de urgencia de algunos de los máximos ejecutivos de las instituciones europeas está más que justificada.

La presión de los mercados sobre Italia se justifica por lo elevado de su deuda pública, la más alta en porcentaje de PIB de todos los países de la eurozona y por la debilidad de su economía. La previsión de crecimiento para este año es un raquítico 1 por ciento y la del año que viene de sólo el 1,2 por ciento. Con estas cifras le resultará difícil mejorar los ratios de deuda.

A ello hay que añadirle la presión de las dudas sobre la permanencia del responsable de la Hacienda Pública italiana, Giulio Tremonti, uno de los pocos partidarios de rebajar la deuda pública en el Ejecutivo Berlusconi.  Para añadir leña al fuego, el primer ministro italiano habría dicho, según recogen varios medios de este país, que Tremonti no es de los nuestros.

Por supuesto que no es el único problema que estará encima de la mesa de las reuniones de los ministros de la eurozona y con posterioridad del Ecofín. También habrá que incluir las diferentes propuestas que hay sobre la mesa para lograr un acuerdo sobre el segundo plan de rescate para que Grecia no entre en suspensión de pagos.

Hay tantos tipos de propuestas que parece una jaula de grillos. Por una parte Finlandia exige que Grecia aporte nuevas garantías para los nuevos tramos de ayuda que debe recibir hasta el 2014 para no tener que pagar cifras exorbitadas endeudándose en unos mercados que no le prestan.

Por otra parte están quienes defienden que Europa emita bonos, tipo los ‘bonos Brady’ que ideó la comunidad internacional para salvar a México, Brasil y Argentina en los años 80. Lo defiende sobre todo el Reino Unido. Serían una alternativa a la propuesta Franco-Alemana de posponer el cobro de la deuda por parte de los inversores privados, propuesta que rechaza el Banco Central Europeo y que las agencias de calificación de riesgos amenazan con considerar suspensión de pagos.

Con todos estos antecedentes el presidente del consejo permanente de la Unión, el belga Herman Van Rompuy, ha decidido convocar una reunión previa con todos los altos cargos de la UE para analizar el plan que prepara la Comisión Europea con el fin de ayudar a los bancos que suspendan los tests de estrés y que no puedan conseguir capital de los inversores privados en los seis meses siguientes.

El problema afecta muy de lleno a las entidades españolas en pleno proceso de capitalización. De momento el día 20 está previsto que salgan a Bolsa Bankia y Banca Cívica. Una veintena de entidades podrían no superar los requisitos para asegurar la credibilidad de los tests.

Así, los bancos con un ratio de capital Tier 1 por debajo del 5% tendrán hasta finales de septiembre para entregar nuevos planes de recapitalización y tres meses más para conseguir el capital necesario de inversores privados. Si no pudieran obtener los recursos necesarios los Gobiernos deberán estar preparados para adoptar las medidas necesarias para mantener la estabilidad financiera.

La propuesta es muy similar al trabajo que está realizando en España el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Pero el fracaso de la colocación de la emisión la pasada semana muestra las debilidades del sistema.

La reunión del estado mayor de la Comisión Europea, del Consejo, del BCE y del Eurogrupo no garantiza encontrar la solución necesaria. Pero es una alerta de la gravedad de la situación. Es un primer paso para tratar de encontrar una solución definitiva a la falta de coordinación y respuesta conjunta europea a la gravedad de la crisis de quienes no pueden pagar.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
1
23
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com