Nº 1652 -  21 / X / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

La historia interminable

Luis de Velasco
 

La de Grecia. ¿O es la “Crónica de una muerte anunciada”? Con la tercera huelga general en marcha, una crisis de gobierno en puertas, la agitación social creciendo y los mercados, es decir las agencias de calificación, prestamistas y acreedores, cada vez más nerviosos y descontando una reestructuración de la deuda soberana, la tragedia griega mezcla lo Interminable con la Muerte Anunciada.

Quienes mandan en la UE en el nivel político, es decir el binomio Merkel-Sarkozy (por ese orden), no saben cómo meter el diente a un endemoniado problema. Lo único en lo que parece haber acuerdo es que la dosis de austeridad de caballo administrada a Grecia (es decir, a los griegos, con efectos más graves entre lo más débiles económicamente, lo normal en estos casos) ni funciona ni funcionará por la sencilla razón de que la economía no puede crecer y así generar recursos para los pagos y a partir de ahí el círculo vicioso se agrava. Seguramente, los “recetadores” no leyeron la obra de Keynes, “Las consecuencia económicas de la paz”, acertado pronóstico de lo que iba a ocurrir a Alemania tras su derrota en la primera guerra mundial y las brutales sanciones económicas aplicadas por sus vencedores. La historia siempre ofrece lecciones interesantes que casi nunca se aprovechan.

Lo que ha venido haciendo la UE desde hace meses lo define bien The Economist en su último número al repasar la actual situación y avanzar una opinión sobre las urgentes reuniones de esta semana sobre el nuevo paquete de ayuda a Grecia. Textualmente, “So the EU will, as ever, muddle through”, que se puede traducir libremente como “que, como siempre, la UE saldrá del paso chapuceramente”, en espera de que las cosas mejoren por sí mismas. O, para utilizar otra expresión anglo, “seguirá golpeando la lata a lo largo del camino”, patada a seguir en término rugbístico. Pero ¿por qué lo llaman “ganar tiempo” cuando quiere decir “perder tiempo”?

En el fondo del problema late algo muy serio, muy difícil y muy grave. Es la imposibilidad de que funcione una unión monetaria mal diseñada, en la que faltan elementos imprescindibles en toda área monetaria óptima como son el político y el fiscal por lo menos. En tiempos de bonanza, todo vale. En tiempos agitados, de los llamados “shocks externos”, las desnudeces salen a la luz. Este es el caso. Si a ese enorme defecto de fondo le añadimos la existencia de intereses no siempre coincidentes en los actores en presencia (gobiernos, bancos, Bruselas, Francfort, ciudadanos europeos, por ejemplo), la ausencia de alguien que se decida a decidir, la cacofonía de voces que aumenta la confusión y debilita la escasa confianza, tenemos eso que se ha definido como tormenta perfecta.

Seguramente esta es la crónica de una interminable agonía hacia una reestructuración de la deuda griega, llámese como se llame, sea reestructuración “suave”, “reprofiling” o “nuevo perfil”, con o sin “haircut” (léase “quita”), voluntaria (el “menú Viena”) o forzosa, con participación o no de acreedores privados y no sólo, como hasta ahora, del sufrido contribuyente. La tarea de los eufemismos, de la ocultación o, dicho sin eufemismos, de la mentira, una vez más en pleno apogeo. Cuál sea el efecto de esto, es lo que nadie sabe con exactitud. Nada bueno pero tampoco lo es la actual situación. Se trata de elegir entre lo malo y lo peor.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com