Bruselas propone aumentar en un 4,9% el presupuesto comunitario para 2012

La Comisión Europea ha presentado su propuesta para el presupuesto comunitario de 2012 en la que aboga por incrementar en un 4,9% la partida con respecto al ejercicio de este año, pese al contexto de crisis y al llamamiento a la austeridad en los planes nacionales. El comisario de Presupuestos y Programación Financiera, Janusz Lewandowski, ha defendido en rueda de prensa que la propuesta está “en sintonía” con los recortes que están asumiendo los gobiernos nacionales, pero ha insistido en que la UE debe hacer frente a importantes “obligaciones contractuales” en 2012 para el pago de proyectos en marcha financiados por las arcas comunitarias. “Los proyectos empiezan a desarrollarse y llegan las facturas de los Estados miembros”, ha explicado.

 

“Somos conscientes de la atmósfera general de austeridad en Europa, pero también de nuestros compromisos con el crecimiento y de nuestras obligaciones”, ha recalcado, para después subrayar que el gasto administrativo apenas representa un 5,6% del presupuesto comunitario y propone “congelar” esta partida.

Lewandowski ha confiado en que las negociaciones con el Consejo y la Eurocámara sean “más suaves” que las conversaciones de 2011, cuando en su opinión las posiciones fueron “políticas” y el aumento del presupuesto se redujo a un 2,9% -frente al casi 6% propuesto inicialmente- tras tensas negociones con la Eurocámara y los Estados miembros.

Los Veintisiete se pronunciarán sobre esta propuesta previsiblemente en el mes de julio, mientras que la Eurocámara lo hará en octubre, con el objetivo de que las negociaciones permitan la aprobación del presupuesto en el Parlamento Europeo en el mes de diciembre.

“Anticipamos negociaciones duras, pero creo que puede haber posiciones más suaves, porque serán menos políticas. Ahora vamos a hablar más de las cifras y explicar de fondo qué es ahorro y qué crecimiento”, ha declarado el comisario.

Países como Francia, Alemania y Reino Unido han coincidido en pedir a la Unión Europea contención en el gasto y un presupuesto acorde con la austeridad de los Estados miembros, una posición que choca con la propuesta de Bruselas para 2012.

El comisario ha descrito con ironía lo que ha llamado “fuego amigo” de algunas capitales y ha insistido en que para preparar la propuesta ha viajado a los Estados miembros para conocer “qué estarían dispuestos a aceptar” y explicarles que “tenemos una serie de obligaciones legales y no podemos posponerlos más allá de 2012″.

En concreto, el Ejecutivo comunitario propone un presupuesto de 132.700 millones de euros en créditos de pago –esto es el efectivo real de tesorería o transferencias bancarias a beneficiarios–, lo que equivale a un aumento del 4,9% o 6.192 millones más. Los créditos de compromiso ascienden a 147.400 millones (3,7 %).

Para los gastos administrativos, Bruselas plantea un incremento cero con respecto al presupuesto de 2011 y prevé lograrlo con recortes en áreas como comunicación e inmuebles, Además es el tercer año en que la Comisión no solicita nuevos puestos adicionales, según recalca la institución en un comunicado.

Los mayores incrementos que propone la Comisión tienen que ver con programas de investigación (13,3%) y los fondos estructurales y de cohesión (8,4%), con el objetivo de apoyar el crecimiento económico, la creación de empleo y la cohesión.