Arrancan las primarias de Barcelona con la mirada puesta en el futuro del PSC

tura_hereu.jpg

Los dos candidatos han iniciado oficialmente sus contactos con militantes y simpatizantes. Hereu, en la agrupación socialista de Sant Martí y Tura en la de L’Eixample, contactos que proseguirán hasta el día 18 en cada una de las diez agrupaciones de los diez distritos de la ciudad. Además, los candidatos ultiman la celebración de otros actos propios al margen de los organizados por la federación barcelonesa del PSC y se han enmarañado en una discusión sobre si deben celebrar un único cara a cara público, que se celebrará el 11 de febrero en el plató de la televisión municipal de Barcelona (BTV), o tienen que atender a más peticiones de debates públicos.

La oposición de Montserrat Tura a celebrar más debates públicos parece haber cerrado esta posibilidad, más allá de un “meet the press”, una conferencia de prensa conjunta con directores de los medios, que se celebrará en el Colegio de Periodistas de Cataluña. En cualquier caso, la dirección del partido, que ha prometido una “escrupulosa neutralidad” y ha exigido a los dos candidatos que hagan unas primarias “ejemplares”, sigue atenta las jugadas de los dos aspirantes, sabedora que en sus manos está buena parte del futuro cercano del PSC.

La pérdida de la alcaldía de Barcelona sería un mazazo demasiado duro para un PSC herido tras cosechar en las últimas elecciones autonómicas los peores resultados de su historia. Tanto Hereu como Tura han repetido hasta la saciedad que el objetivo final es que el PSC revalide una alcaldía emblemática para los socialistas en España, aunque para ello tendrán que disputar una lucha fratricida con dos talantes diferentes para un mismo modelo de ciudad.

Bazas de los candidatos

Los dos candidatos han enseñado durante la precampaña algunas de sus bazas: uso diario de la red social de Internet para comunicarse con sus votantes y lanzar sus mensajes y mucha mesura en las críticas personales. También han mostrado estrategias diferenciadas a la hora de atraer a sus votantes.

El alcalde, con los lemas de campaña “Barcelona nos une” y “Hereu, todo por Barcelona”, aprovechará las primarias para poner de relieve su gestión que ha permitido al ayuntamiento de Barcelona ser “la institución más solvente de España, estar más preparada que ninguna ciudad para salir de la crisis y ser admirada en el mundo”.

Tura, con los lemas “Ganemos en Barcelona” y “Explica-me-explico”, se presenta como la impulsora de un nuevo modelo de liderazgo, “próximo” a la manera de hacer y entender la política de Pasqual Maragall y sobre todo como una apuesta por romper la coraza de un partido para hacerlo “más transparente y próximo” a la ciudadanía.

El hecho de que los votos de los simpatizantes tengan el mismo valor que el de los militantes no permite augurar un resultado cierto en las primarias, puesto que se desconoce el grado de movilización de estos simpatizantes, que suman casi el triple que los militantes.