Nº 1663 -  1 / XI / 2014 
Síguenos vía RSS
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Portada República de los Blogs Sección Nacional Sección Internacional Economía y Finanzas Información Deportiva Información Parlamentaria Información Cultural Información Sociedad y Tecnología Gente y Tendencias
 

OPINIÓN

Zapatero se convierte a la ortodoxia por la que despidió a Solbes

Carolina G.-Cortines
 

El ex vicepresidente Económico del Gobierno Pedro Solbes no estará disfrutando con la actual situación de descontrol de la economía española. No es de los que se alegran del mal ajeno. Y menos si el mal tiene la gravedad de la crisis que afecta a España en la actualidad. Pero sí le quedará la satisfacción de ver que finalmente el presidente del Gobierno ha entrado en razón. Zapatero no podía soportar más que Solbes calificara la generalidad de sus propuestas de disparate. El tiempo, que da o quita razones, ha puesto al presidente del Ejecutivo en su sitio, a todos nosotros al borde del precipicio, por su empeño en realizar los disparates que denunciaba Solbes, mientras crece la imagen de este último por lo acertado de su pronóstico.

Ahora lo ha tenido que admitir el propio presidente. Lo hacía ayer desde Comillas al justificar las medidas de ajuste que anunció el pasado miércoles y que aprobarán el Consejo de Ministros del próximo jueves. Finalmente Zapatero admite que no le queda otra ante la actual situación de crisis económica, a la que nos ha llevado directamente él por no atender las advertencias que una y otra vez, hay que reconocer que sin mucho éxito, le lanzó Solbes. Quien, por cierto, está de lo más relajado de sarao en sarao económico como convidado a veces de piedra y otras de brillante orador sin pelos en la lengua.

Ahora Zapatero quiere justificar su pérdida de credibilidad ante la opinión pública porque dice que su responsabilidad es pensar en el futuro de España y en aplicar medidas duras pero necesarias, más que pensar en cualquier otro futuro político y personal. Pero esto lo tendría que haber decidido hace mucho tiempo.

Lo hace porque se lo exigen con urgencia sus socios comunitarios y el propio Barak Obama, como antes lo hicieron los más diversos organismos internacionales, los gestores de los mercados mundiales, la oposición y las más diversas institucionales nacionales. Zapatero se había emborrachado tanto del éxito de los últimos años que no supo ni quiso admitir que España no es Arabia Saudí. Que no puede garantizar una renta de por vida a sus ciudadanos sin trabajar. Que no puede seguir financiando políticas insostenibles para un país pobre como es el nuestro. Que no puede asumir los costes de ERES como el de Radio Televisión Española donde no pocos de sus prejubilados cobran más de 5.000 euros al mes hasta que les llegue la hora de la jubilación.Y que el plan puede llegar a durar hasta 13 años. ¡Que desperdicio de talentos!

Como no van a tener las medidas anunciadas un impacto de desapego del Gobierno y del Partido Socialista, como reflejan las encuestas de intención de voto elaboradas tras el anuncio de las últimas medidas contra la crisis, entre ellas la de El País, realizada por Metroscopia, que apunta un aumento de la ventaja del PP respecto al PSOE de más de 8 puntos.

Lo que no puede pretender el presidente del Gobierno ahora es que los mismos que oyeron de su boca que no había crisis o de que estabamos saliendo de la misma desde hace más de un año y que no teníamos ningún problema porque la media de nuestra deuda estaba 20 puntos por debajo de la medida comunitaria, ahora le alaben por las medidas urgentes que tiene que aplicar y que no quiso admitir antes de las elecciones. Que no piensa en él ni en su partido y que lo hace por el interés de España, lo podía haber dicho antes de las elecciones del 2008 y todos hubiéramos ganado mucho. Ahora puede que sea demasiado tarde.

Traducir artículo
LunMarMieJueVieSabDom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Portada Republica.com

Portada

Portada Republica.com

Siguenos en:

Canal RSS Republica.es
Facebook
FlickR
Twitter
LinkedIn
Separador

Aviso legal y contacto | Quiénes somos | Todos los derechos reservados © 2014

Portada Republica.com
Republica.com